Todos tenemos nuestro lado pirata, como nuestro enólogo Fernando Freire que es discreto y formal pero que no dudó en navegar por los mares vinícolas para descubrir el varietal más pirata, la Petit Verdot.
Tira de madera