Es un milagro que estés aquí, que elijas esta botella, que leas estas líneas. A menudo soñamos tan alto que olvidamos las maravillas que ocurren diariamente a nuestro alrededor. Un viaje sorpresa, aquella canción que te transportó a la infancia o la extraña casualidad de encontrar el amor… Al fin y al cabo los milagros no son más que sucesos extraordinarios, y la vida está llena de ellos. Todo depende de ti, puedes seguir esperando ese gran acontecimiento que te cambiaría la vida o brindar aquí y ser tú quien haga el milagro. Haz que suceda.
Tira de madera